RUFUS T. FIREFLY: "CON NUESTRO NUEVO DISCO "LOTO" HEMOS PODIDO VOLAR LIBRES"

RUFUS T. FIREFLY: "CON NUESTRO NUEVO DISCO "LOTO" HEMOS PODIDO VOLAR LIBRES"

El grupo de rock alternativo deslumbra con un disco vital y muy fiel a su estilo. Y lo comparte con nosotros.

 

Rufus T. Firefly todavía no ha inventado una máquina del tiempo aunque, por su devoción hacia lo cósmico, tampoco nos sorprendería. La banda de Aranjuez encabezada por Víctor Cabezuelo y Julia Martín-Maestre, demuestra que no hace falta vivir en el Haight-Hashbury de finales de los 60 para que un la hechizo de la música psicodélica fluya. Pensaban que “Magnolia” (Lago Naranja, 2017) iba a ser su último trabajo, un carta de despedida de diez canciones como broche final, debida a los vaivenes de la banda. Paradójicamente y más de diez años después de su formación, podría decirse que ha supuesto sólo el principio. Tras su innegable éxito - ellos mismos confiesan que tampoco buscan superarlo-, fruto de la impaciencia por cerrar un círculo o quizás por la insaciable creatividad de la banda, nace “Loto” (2018), el quinto álbum del grupo que ha demostrado que esto de triunfar en la música es posible, y sin perder tu ADN, siempre y cuando sepas aguantar una carrera de fondo.  "Loto" es la hermana gemela, siamesa, una parte dos o el final de un ciclo, y cualquiera que lo haya escuchado o incluso tocado (hasta el formato físico tanto en cd como en vinilo es una pequeña obra de arte), sabe que los de Rufus cuidan su particular universo lisérgico hasta el último detalle. Una colección de siete canciones que, aunque continuistas conceptual y estilísticamente, suenan más libres si cabe. "Ha valido todo" admiten, quizás por haber conseguido finalmente esa seguridad o paz espiritual artística tan complicada de lograr. Un viaje por la psicodelia musical en el que, durante el trayecto, nos encontramos con Carl Sagan, Lennon o King Crimson. Los que nos perdimos en las nebulosas e imaginamos cómo sería nuestra "Última Noche en la Tierra", podemos seguir orgánicamente con ese camino sideral desde el primer track "Druyan & Sagan", hasta el punto definitivo de "Final Fantasy", que tocaron en vivo por primera vez este sábado en el MadCool Festival. Ellos, que con razón solían denunciar la falta de oportunidades para los grupos emergentes en España, por fin incendian los escenarios de prácticamente todos los festivales este verano. En una frenética mañana de promoción, Victor y Julia se pasan por elParacaidista.es como primera cita.

Vuestro anterior álbum Magnolia era un alegato al amor, a la naturaleza...parece que "Loto" temáticamente sigue su estela. ¿Tenemos tendencia a fijarnos tanto en lo malo que hace falta reivindicar lo positivo?

En Rufus T. Firefly siempre hemos sido un grupo muy pesimista. Nos hemos dejado arrastrar toda la vida por las cosas terribles que veíamos o leíamos en las noticias. Siempre usábamos un lenguaje derrotista y con "Magnolia" nuestra mentalidad cambió. Pensamos que si de verdad nos importa, había que hacer algo, no basta con quejarse y quejarse continuamente. Nuestra idea fue contraatacar con una obra bonita, como meter una flor dentro de un fusil. Es otra manera de luchar y desde luego, tenemos claro que es más efectiva.

¿Concebir Loto como una segunda parte de "Magnolia" os quitaba en cierto modo esa presión por superarlo, o es que realmente sí  os quedaban cosas por decir?

Nunca vamos a pretender superar "Magnolia", fue un momento de nuestra vida muy importante. Llegarán otros momentos diferentes, ni mejores ni peores. Con Loto lo que pretendíamos era llegar a abarcar musicalmente, dentro de este ejercicio de estilo, todo lo que con "Magnolia" se nos quedó un poco a medias. Hemos experimentado más y hemos llevado las canciones más al extremo.

¿Y en algún momento os ha parecido arriesgado lanzar un álbum hipotéticamente doble?

Si lo hubiéramos sacado a la vez hubiera sido raro, la verdad. No sé si arriesgado pero sí poco efectivo. Al hacerlo en dos partes, todo se ha dosificado. Se pueden llegar a ver cómo dos discos diferentes incluso... creemos que ha sido buena idea hacerlo así.

Abrís el disco con vuestro particular homenaje a "Cosmos", la serie documental de Carl Sagan. Después hacéis un recorrido por "Stranger Things", "Black Mirror", un cameo de King Crimson y hasta os habéis atrevido con Lennon. ¿Pensáis que habéis conseguido crear vuestro propio universo Rufus, donde convergen todos estos seres?

Todos tenemos un universo infinito dentro, y nosotros la verdad con la música vamos mostrando el nuestro un poco en cada disco. Nos gusta dejar claro todo el rato de dónde venimos, lo que nos inspira y qué tipo de cosas nos ayudan a ser mejores personas cada día.

Sin embargo, justo hacia el final del disco encontramos un tema más terrenal  (“Un breve e Insignificante Momento en la Breve e Insignificante Historia de la Humanidad”),  ¿queréis apuntar que sí hay magia en lo cotidiano?

Justo esta es la única canción de Rufus T. Firefly que no tiene una sola metáfora. Es 100% realista y descriptiva. Nos apetecía que en un disco tan onírico, una canción tuviera ese contraste de realidad pura y dura, de un momento que no dura más de diez segundos pero que tiene una carga emocional gigante.

 

Fotografía: Iris Banegas

Con “Loto” musicalmente parece que os habéis atrevido a llevar lo psicodélico un paso más allá, ¿os sentías más cómodos arriesgando?

Sí, es justo lo que comentaba antes. Nos apetecía llegar a sitios a los que no habíamos podido llegar con "Magnolia". La verdad, ha sido muy bonito volar muy libres con "Loto". Ha valido todo.

Volvéis a contar con Manuel Cabezalí en la producción, ¿era impensable concebir una “parte 2” sin él detrás? ¿es “el Rufus” no visible?

Esta segunda parte debía ser grabada de la misma manera que "Magnolia". Con los mismos instrumentos y técnicas. Queríamos partir del mismo sonido pero llevarlo un paso más allá. Efectivamente, Manu es el sexto Rufus. Digamos que él siempre ha estado allí y es una pieza clave a la hora de redondear las canciones. Su trabajo en la mezcla sobre todo es lo que más destacaríamos.

También han colaborado Martí Perarnau y Julián Maeso, en “San Junípero”. ¿Qué toque han aportado al disco?

Ha sido increíble haber podido contar con ellos. Han llevado la canción a un sitio nuevo para nosotros al que no hubiéramos sido capaces de llegar solos. Sobre todo, me quedo con la experiencia de haberlos visto trabajar y haber podido compartir esto con ellos. Los admiro muchísimo.

Habéis elegido la flor de "Loto", que representa armonía y tranquilidad, para dar título al álbum, ¿podrías decir que este último año ya habéis alcanzado esa paz espiritual como banda?

Simbólicamente era perfecto para redondear el trabajo. Representa como dices La Paz espiritual y nosotros lo vemos como el fin del camino interior hasta encontrase con uno mismo, que es precisamente de lo que hablan "Magnolia" y "Loto". Además, la flor de loto pertenece a la familia de las magnolias así que era perfecto.

Lleváis más de 10 años tocando, y aun así hace relativamente poco dijisteis que probablemente seríais el eterno grupo emergente. ¿Qué hace falta para que os sintáis ya unos graduados? ¿Es realmente tan difícil sentirse reconocido artísticamente en España?

Siempre nos hemos sentido muy reconocidos, la verdad, pero también es verdad que sacar la cabeza en el mundo de la música es una odisea. Nadie sabe muy bien por qué algunos grupo de repente funcionan y otros no. No creo que sea una cuestión de calidad, ni siquiera de inversión. Por alguna razón, con "Magnolia" conectamos con el público y estamos muy felices por ello. En líneas generales, cuesta mucho que la gente relacione el rock con la cultura. Es algo difícil de cambiar y no le veo ninguna solución a corto plazo, así que tocará seguir peleando. Lo bonito es que la música siempre sobrevive, de una manera u otra siempre sale adelante y siempre surge gente joven llena de talento que la coloca donde se merece.

El tiempo pasa y seguís en Aranjuez, ¿será que sí se puede salvar el mundo desde allí?

Estamos muy bien allí. Aire puro, vamos caminando a todas partes. Es un sitio muy inspirador para crear. La clave es que allí no hay nada que hacer salvo pasear y quedar con tus amigos. Es realmente aburrido. Pero ese aburrimiento precisamente es lo que impulsa a crear. Lo veo como una especie de evasión. Salen artistas increíbles de Aranjuez que están triunfando por todo el mundo, y siempre que hablo con alguien coincidimos, el aburrimiento es la clave.

Artículos relacionados

FESTIVAL PARAÍSO: LA CITA MUSICAL QUE FALTABA EN MADRID
FESTIVAL PARAÍSO: LA CITA MUSICAL QUE FALTABA EN MADRID

El primer festival boutique de música electrónica en Madrid ha terminado. Charlamos con José Morán, artífice de este Paraíso, sobre su filosofía detrás del festival y objetivos.

DIAMELA DEL POZO: UN LUJO DE VOZ EN EL LATIN JAZZ
DIAMELA DEL POZO: UN LUJO DE VOZ EN EL LATIN JAZZ

La reina de las big bands cubanas, de la música latina a lo grande, capaz de alternarla con versiones de Stevie Wonder o aires flamencos, estará con nosotros en directo. Y en modo crooner: un recital único.

PARACADAY: ASÍ FUE NUESTRO GRAN DÍA
PARACADAY: ASÍ FUE NUESTRO GRAN DÍA

Una guest gallery versátil, elegante, polivalente y muy top: presentamos nuestra planta exclusiva para eventos.

AREMA AREGA: CUBA ES UN TORRENTE MUSICAL
AREMA AREGA: CUBA ES UN TORRENTE MUSICAL

El próximo jueves 17 podrás disfrutar de la artista cubana en nuestra coctelería Cubanismo. Un show en tono acústico para disfrutar de la voz de una de las mejores compositoras jóvenes de la Isla.